VESTIMENTA - BOTAS DE POTRO

 

volver vestimenta

La bota de potro es un tubo de cuero crudo enterizo, sin costuras, que ajusta pierna y pie, fue usado como calzado rural. Se obtiene de las extremidades posteriores de burras, potros, terneras, vacas y yeguas; hechas con cuero de gato montés, o con las patas traseras del puma o yaguareté. De todas estas la preferida por los gauchos era la de potro.

La "bota de potro" fue usada por nuestra gente rural desde el siglo XVII. Este calzado, rústico y funcional, fue muy usado entre los arrieros, vaqueros, sebeadores.
Con el enorme desarrollo del vacuno, sustituyeron los potros por las terneras y vacas, sacrificadas para la sebeada, cuyos cueros pequeños y de poco peso, no tenían el interés comercial que el de los toros y novillos. Luego, por razones económicas se vuelve a la bota de caballar, no a la de potro, sino a la de yegua, animal de muy poco valor en el campo en aquellos tiempos.
La bota de potro desapareció por los altos precios de los cueros del ganado caballar y vacuno y, con el desarrollo de los calzados industriales de uso rural, de bajo costo y fácil obtención: la alpargata.

Para hacer las "botas de potro" se sacaba entero el cuero de las patas traseras de un equino, se limpiaba de todo pellejo y se sobaba. Este tubo de cuero, se amoldaba a la pierna y al pie del hombre; la curva del garrón formaba el talón; la punta se dejaba abierta para permitir al jinete dejar los dedos desnudos y así estribar en los famosos estribos "de botón".
Una bota similar, mucho más suave y considerada artículo de lujo, se confeccionaba con cuero de gato montés o de tigre, dejándole el pelo con todo su colorido.