HERRAMIENTAS PARA EL TRABAJO DEL CUERO

El artesano que hace sus labores con el cuero debe aplicar las técnicas que competen a este material y demostrar su oficio al efectuar la transformación, según su criterio personal y actitud creadora. Aquí entra en juego la creatividad, la imaginación y el arte se manifiesta con la pasión de quien desea hacer con un trozo de cuero la más maravillosa pieza.

Transformar este material consiste en una suma de operaciones técnicas y resoluciones a que ha arribado el artesano en la búsqueda del objeto. Esto empieza en el corte de la pieza y termina con el acabado.

 

Es equivocada la idea de que para trabajar productos en cuero se necesitan un gran número de costosas herramientas. Por el contrario, son muy pocas y sencillas. Por ejemplo: tablero de madera dura, punzones de varios tamaños, una maza, un tarugo o cuña, una punta seca para el trazado de los dibujos y un modelador. Así se hallará en condiciones de poder realizar y decorar cualquiera de los modelos comunes de labores en cuero.

No obstante, existen muchos otros útiles necesarios -en menor escala- para un trabajo de mayor envergadura; pero no para el que recién da sus primeros pasos en este arte. Por lo demás, a medida que el artífice vaya progresando en su labor aumentará la variedad de útiles.

Las herramientas para el trabajo en cuero pueden dividirse en dos grupos: a) de construcción: para la fabricación de los artículos, y b) de decoración: para la aplicación de los dibujos.

Entonces, conozca todo acerca del uso de las principales herramientas de construcción y decoración que se utilizan en los trabajos en cuero.

Punzones: como casi la mayoría de los artículos en cuero se montan o arman por medio de cordones, el punzón para hacer los agujeros es un instrumento indispensable en el equipo del artesano. Es el más usado y satisfactorio. Se lo emplea con un golpe corto y seco asestado con la maza, y así se consigue agujeros perfectamente redondos y prolijos.

Otro tipo de punzón es el de resorte, con variados estilos. Por ejemplo, existen algunos provistos de un solo tubo que debe ser cambiado cada vez que se desea obtener un agujero de diferente tamaño. Pero también hay otros que tienen seis tubos colocados en una ruedita giratoria.

Con el punzón de resorte se puede obtener también una serie de agujeros de diversos tamaños, como los de impulsión, aunque es posible que no quede demasiado prolija. Se puede utilizar junto a los bordes del cuero, pero resulta inútil si los agujeros tienen que ser practicados un poco más adentro, como sucede algunas veces.

Un tercer tipo de punzón es el conocido como lezna de acordonado. Esta herramienta no produce un agujero sino más bien una rajadura, por ello es em­pleada con un cordón de 3/32 pulgadas. Existen dos tipos de leznas de acordonado: las de cuatro puntas, que permiten hacer cuatro agujeros o rajaduras con un solo golpe de maza, y las de una sola punta. La de cuatro puede ser usada con eficacia cuando se trabaja sobre bordes rectos, pero cuando llega el caso de tener que hacerla en curvas o rincones se impone la utilización de una lezna de una punta sola. Este tipo de punzón es en la confección de todo artículo de cuero en el que sea necesario que el cordón ajuste con fuerza en el agujero.

Maza: básica para la confección de artículos de cuero. En general, se la emplea con el punzón de impulsión para la colocación de los botones de presión, aunque también para aplanar las costuras y los cordones de cierre. La mejor maza es la fabricada con lignum-vitae (la madera más pesada y fuerte), pero ello no significa que una maza de nogal americano o de otra madera menos costosa no pueda prestar también un servicio óptimo.

Tablero: para poder punzar los agujeros de los cordones, para el corte y trabajado del cuero.

El tipo más conveniente de tablero es el de madera de arce, bien seca, libre de nudos. El punzado y corte del cuero debe emplearse siempre de un mismo lado del tablero, y el otro para el labrado; puesto que el uso continuado del punzón de impulsión por el mismo lado hará que la superficie de la madera pierda su alisamiento general.

Para trabajar el cuero se aconseja el uso de un cristal grueso; sin embargo, no será necesaria tal cosa si el tablero puede ser mantenido en buenas condiciones.

Tarugo: se utiliza cuando el trabajo es abultado. Se relaciona con el acordonado, para agrandar los agujeros para el paso de los cordones cuando han sido punzonados, a través de varios espesores de cuero, para empujar el cordón por los agujeros, y para ajustar los cordones y los nudos.

Aun cuando se trata esencialmente de una herramientas de construcción, puede ser usado también en forma muy satisfactoria para el granado de las super­ficies posteriores de los diseños labrados en el cuero.

Cuchillos: son diversos los que se disponen para el trabajo en cuero. Los bordes del cuero deberán ser rebajados o pelados cada vez que se requiera el acordonado de varias láminas, lo mismo con el cordón, cuando sea seccionado por el medio.

Todas estas operaciones requieren el uso de un cuchillo especial.

Piedra de aceite: sirve para poder mantener a los cuchillos filosos y cortantes, y así obtener cortes fi­nos, rebajar el cuero y desbastar los bordes.

 

Abrazadera: para trenzar un cinturón es necesario que uno de sus extremos se encuentre sujeto de manera firme a la mesa o al banco sobre el que se está trabajando.

Escuadra de acero: para poder contar los modelos, se usará una buena escuadra de acero (herramienta que resulta sumamente satisfactoria para medir y, en especial, para hacer los cortes en perfecta línea recta).

Punzón o lezna fina: la lezna es otra herramienta necesaria para el trabajo en cuero. Se emplea para la muy importante operación de trazar el perfil del molde sobre este material antes de proceder a su corte.

Ruedita espaciadora: sirve para marcar el cuero entre los agujeros destinados a los cordones.

Equipo para botones de presión: en la fabricación de muchos artículos de cuero, tales como bolsitas, monederos, estuches para naipes y billeteras es muy comprensible que el aficionado quiera emplear estos botones. El equipo para su colocación fue diseñado de modo que tanto los botones grandes como los pequeños puedan calzarse de forma prolija y ser colocados con esta sola herramienta.

En el trabajo netamente artesanal los diferentes materiales y accesorios (hebillas, remaches, elástico, broches, madera, tela, entre otros) deben ser solo complementos y definir la pieza como figura principal. Como se dijo antes, la mayoría de las herramientas tienen que ser hechas por el propio artesano a su medida y de acuerdo con cada necesidad.

El marco o bastidor rectangular está hecho con caños de 3/4 pulgadas y con veinticuatro ojales, por donde se pasará un tiento fuerte o un alambre para tensar el cuero. Quizá sea más útil el empleo de un aparato chico para estirar mejor, y así poder obtener unas lonjas de hasta unos 3 m de largo, sobre todo, las dos comprendidas desde la quijada del animal hasta la punta del anca.

Cuando se trata de un cuero para trenzar lazos, hay que estaquearlo bien a lo ancho, para ello se debe tener otro bastidor. Una vez estaqueado se lo puede avar bien de ambos lados con agua y jabón, y se lo deja secar enjabonado, porque luego facilitará el depilado. Esta tarea se hace con ceniza o tierra, raspándolo con una caña tacuara o alguna varilla de madera dura, y sobre el taco de madera se golpea el cuero arrollado para sobarlo.

Las siguientes figuras muestran los elementos indispensables para sobar el cuero crudo a maceta y a mordaza, que es el sobado más tradicional. Posiblemente, también sea el mejor para obtener buenas lonjas de vacuno para: riendas, cabrestos, bozales, maneas, encimeras, azoteras para rebenques, entre otros.

Maceta de madera dura y pesada, de itín o barba de tigre.

 

 

Rollo de lonja para maceta.

 Horquilla marcadora de puntadas con diez púasentes.

Guía de plástico para sacar delgados tientos y cómo se coloca el chucillo para hacerla.

 

 

Manera en que se inserta la guía de plástico en la lonja, para luego cortar el tiento con el cuchillo.

 

 

 

Compás de puntas de acero para: a) marcar distancias de costuras, b) cortar riendas, y c) marcar paletas de rebenques.

 

 

Ahora veremos un sacabocado para saber cómo poder realizar ojales, estriberas, presillas.

 

 

El siguiente dibujo es una lezna hecha con un diente de horquilla. Se emplea para ingerir lazos, echar botones grandes de cuatro o más tientos, y con el fin de agrandar ojales de presillas (según el tamaño que se les dé).

 

 Esto es una lezna para tejer sortijas con tientos gruesos y anchos.

 

 y esto es una lezna para tejer botones y trenzas.

 

 Por último, y para que quede bien claro, se con­sidera artesanía a la pieza en la que luego de aplicarIe máquinas y métodos no ortodoxos en el trabajo -piezas prensadas, pintadas, rodillo, entre otras- presenten un alto grado de transformación del material, creatividad y originalidad del diseño.

El empleo de máquinas hoyes aceptable en tanto posibilite el mejoramiento de la terminación del objeto, pero se descarta el uso de las que procesan en forma automática o semiautomática, o que producen en serie.

Herramientas para decoración

 

·        Punta-seca: el primer paso para la decoración de un artículo de cuero es trazar el dibujo sobre dicho material por medio de este elemento.

·        Modeladores: el método más popular en el decorado del cuero es el de modelado. Una de sus puntas, afilada, está hecha a propósito para el trazado o para ahondar las líneas del dibujo previamente trazado sobre el cuero.

·        Graneador: muchas veces conviene granear las superficies traseras de los dibujos modelados, y para esto se cuenta con una herramienta graneadora de puntas múltiples.

·        Aplanador de bordes: este se emplea para chanflear los bordes del cuero que quedan a la vista. Con su uso se impedirá que se abran y le dará al trabajo un aspecto más atractivo. Se utiliza en especial sobre los bordes de los cinturones de cuero de vaca y también para chanflear el lado inferior del extremo suelto de estos.

·        Cuchillo de incisión: el trabajo de incisión o grabado es una clase de decoración que se emplea con el modelado. Este tipo de cuchillo fue diseñado especialmente para ello.

·        Estampador para la parte trasera: es una varilla metálica -que puede ser redonda o cuadrada-, en cuyo extremo se ha tallado un dibujo. Con un golpe recio con la maza el diseño queda estampado en el cuero.

·        Cortador con parte superior giratoria: es la herramienta que usaron los antiguos fabricantes de monturas. Actualmente se la utiliza en los dibujos en cuero.

·        Lanceta de incisión: esta lanceta es empleada para el corte de hojas y flores que dan al dibujo un aspecto en realce o de hojas curvadas. Hay artículos de cuero que requieren el uso de accesorios de diversa índole. Todos ellos están equipados con botones de presión, hebillas, incrustaciones metálicas o con algún otro tipo de accesorio que constituye parte integrante del artículo terminado. Hasta las tinturas y esmaltes usados en la decoración, y el cemento adhesivo empleado en la construcción del artículo, son útiles imprescindibles en el trabajo con cuero.

·        Cemento de goma: casi todos los artículos usados en los trabajos en cuero requieren el empleo de cemento de goma.

·        Cemento de ámbar reconstituido: se usa, por lo general, para endurecer el cuero mientras se hace el acordonado. Se corta el tiento hasta cierto punto y se hunde uno de sus extremos en este cemento. Una vez que se seque, el artesano puede ver cómo quedó mucho más firme.

·        Goma de cinturones: pesada, hecha especialmente para pegar o encolar a las hebillas los externos de cintos trenzados.

·        Jabón de montura: para poder conservar mejor los artículos de cuero y aumentar su aspecto se aconseja limpiarlos con un jabón de montura, que solo se puede usar en los cueros de grano grueso, y nunca en gamuzas o cueros rebajados.

·        Botones de presión: es uno de los accesorios más usados en el trabajo en cuero, principalmente porque es sencillo. Se pueden conseguir en gran diversidad de tamaños, acabados y colores, por lo que podrán combinar, de forma adecuada, con cualquier trabajo en cuero que el artesano desee realizar.

·        Hebillas: se emplean en cinturones, aunque también en otros artículos como valijas y carteras. Tam­bién las hay de distintas formas, tamaños y acabados.

·        Tinturas: se pueden obtener en polvo o en líquido, y en una gran variedad de colores.

·        Esmaltes: muchos trabajos exigen esmaltes en vez de tinturas, porque con estos se consigue un mejor efecto. El único que resulta satisfactorio es el flexible. El tipo común se quiebra cuando el cuero se dobla.

·        Lámina de oro: se usa con frecuencia para el estampado y labrado de trabajos en cuero.

Fuente: Libro Manualidades Criollas - El cuero crudo paso por paso
Autor Manuel Bugallo -Agradecemos a Editorial Andrómeda permitirnos la publicación del presente material